martes, 25 de septiembre de 2012

El “Evangelio de la esposa de Jesús”




Karen L. King, profesora en Harvard, ha presentado un fragmento de papiro datado en el siglo IV. Piensa que su texto, escrito en copto, es traducción de un original griego de finales del siglo II por sus estrechas conexiones con otros “evangelios” de esa época, como el del Tomás, Felipe, o María [Magdalena]. Todos ellos son de tendencia gnóstica.
En la cuarta línea del papiro se lee: “Jesús les dijo: mi esposa…”. Un observador inexperto diría que estamos ante una prueba histórica de que Jesús estuvo casado. La realidad es mucho más vulgar. En los escritos gnósticos el lenguaje esponsal se emplea para simbolizar que se ha adquirido la perfección. En el Evangelio de Felipe, por ejemplo, el matrimonio es un símbolo de la perfección propia del gnóstico, alcanzada en lo que llama sacramento (misterio, literalmente) de la “cámara nupcial”, que vendría a ser culminación del Bautismo, Unción, Eucaristía y Redención. Se trata de un lenguaje simbólico que nada implica acerca del género de vida de Jesús. La profesora King afirma, de hecho, que este fragmento no proporciona una evidencia de que el Jesús histórico estuviese casado.


Los expertos que lo han estudiado, piensan que es altamente probable que sea un fragmento antiguo, aunque no descartan que se trate de una falsificación. El papiro pertenece a un coleccionista privado anónimo, pero se desconocen sus anteriores propietarios y las circunstancias de su descubrimiento. Esto suele ser indicio de fraude.
Francisco Varo

Publicado en el diario "La Razón" 24.IX.2012 

1 comentario:

  1. EN EFECTO RESULTO UNA FALSIFICACIÓN EL TAL EVANGELIO DE LA ESPOSA DE JESUS

    ResponderEliminar